Envíos a todo el mundo. En Argentina: 5% Off en pagos con transferencia/depósito y Envíos Gratis a partir de $6000

Henri Michaux, Silvio Mattoni
Antología poética 1927-1986
Adriana Hidalgo

Páginas: 283
Formato: 1,5x13x19,5
Precio: $ 1340.00
Peso: 0.28 kgs.
ISBN: 9789879396759

Esta antología de quince libros, incluidos dos póstumos, llena con creces un prolongado vacío; el lector descubre que Michaux está entre las voces mayores del idioma francés y que leerlo es despertarse, asombrarse, divertirse.»Hacia 1935 conocí en Buenos Aires a Henri Michaux. Lo recuerdo como un hombre sereno y sonriente, muy lúcido, de buena y no efusiva conversación y fácilmente irónico. No profesaba ninguna de las supersticiones de aquella fecha (París, los conventículos literarios y el culto, entonces de rigor, de Pablo Picasso). A lo largo de su vida ejerció dos artes: la pintura y las letras. Como Aldous Huxley, exploró los alucinógenos y penetró en regiones de pesadilla que inspirarían su pincel y su pluma». Jorge Luis Borges

Antología poética 1927-1986 - Henri Michaux, Silvio Mattoni

$1.340
Antología poética 1927-1986 - Henri Michaux, Silvio Mattoni $1.340
¡Genial! Tenés envío gratis
Envío gratis superando los $6.000
Entregas para el CP:

Envío gratis superando los $6.000

  • La Oriental Libros Gualeguay 362 2do piso, La Boca, CABA - Retiros de Lun. a Vie. de 10 a 16 (confirmar día y horario previamente a libreria@laorientallibros.com o mediante Whatsapp a 1151606159)

    Gratis

Henri Michaux, Silvio Mattoni
Antología poética 1927-1986
Adriana Hidalgo

Páginas: 283
Formato: 1,5x13x19,5
Precio: $ 1340.00
Peso: 0.28 kgs.
ISBN: 9789879396759

Esta antología de quince libros, incluidos dos póstumos, llena con creces un prolongado vacío; el lector descubre que Michaux está entre las voces mayores del idioma francés y que leerlo es despertarse, asombrarse, divertirse.»Hacia 1935 conocí en Buenos Aires a Henri Michaux. Lo recuerdo como un hombre sereno y sonriente, muy lúcido, de buena y no efusiva conversación y fácilmente irónico. No profesaba ninguna de las supersticiones de aquella fecha (París, los conventículos literarios y el culto, entonces de rigor, de Pablo Picasso). A lo largo de su vida ejerció dos artes: la pintura y las letras. Como Aldous Huxley, exploró los alucinógenos y penetró en regiones de pesadilla que inspirarían su pincel y su pluma». Jorge Luis Borges