3 CUOTAS SIN INTERÉS EN TODA LA WEB

Hyun-Jung Ro
Cocina coreana
Hwarang

Páginas: 70
Formato: 0.5x22x17
Precio: $ 1800.00
Peso: 0.276 kgs.
ISBN: 9789878617879

Allá por el 2008 probar comida coreana en Buenos Aires, era toda una aventura. Entrar a un restaurante coreano, por aquel entonces, en el enigmático barrio coreano, se sentía como hacer un viaje sin escala de Buenos Aires a Seúl. Llegabas por recomendación de algún conocido o por el boca a boca. Los pocos curiosos que vivimos esa experiencia, comenzamos un nuevo romance con la gastronomía de ese país. Se conoce como "Hansik". Es la comida que viene de los antepasados. Sabores que pasaron de generación en generación a lo largo del tiempo. Siempre el plato principal va acompañado de arroz y de unos pequeños platitos llamados "banchan". Estos platitos son fundamentales y no pueden faltar nunca en una mesa coreana. El "banchan" más famoso es el kimchi, símbolo mundial de las gastronomía coreana. A pesar de los años transcurridos, de la apertura de una comunidad, hay algo que nunca cambió y que promete seguir siendo de la misma manera (tal vez con algunas pequeñas variaciones), no importa si la experimentás en Buenos Aires o en un restaurante en Séul, o si viajas en el tiempo; si hay algo que los coreanos han sabido mantener, es ese sabor único, la esencia de Corea. La comida casera. La familia feliz. El pueblo unido, no importa cuán lejos esté su tierra (o la de sus ancestros), siempre lo llevará en su corazón.

Cocina coreana - Hyun-Jung Ro

$3.000
Cocina coreana - Hyun-Jung Ro $3.000
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Showroom Paraná 123 6to piso, CABA - Atención los días Lunes, Martes y Jueves de 9 a 15 hs.

    Gratis

Hyun-Jung Ro
Cocina coreana
Hwarang

Páginas: 70
Formato: 0.5x22x17
Precio: $ 1800.00
Peso: 0.276 kgs.
ISBN: 9789878617879

Allá por el 2008 probar comida coreana en Buenos Aires, era toda una aventura. Entrar a un restaurante coreano, por aquel entonces, en el enigmático barrio coreano, se sentía como hacer un viaje sin escala de Buenos Aires a Seúl. Llegabas por recomendación de algún conocido o por el boca a boca. Los pocos curiosos que vivimos esa experiencia, comenzamos un nuevo romance con la gastronomía de ese país. Se conoce como "Hansik". Es la comida que viene de los antepasados. Sabores que pasaron de generación en generación a lo largo del tiempo. Siempre el plato principal va acompañado de arroz y de unos pequeños platitos llamados "banchan". Estos platitos son fundamentales y no pueden faltar nunca en una mesa coreana. El "banchan" más famoso es el kimchi, símbolo mundial de las gastronomía coreana. A pesar de los años transcurridos, de la apertura de una comunidad, hay algo que nunca cambió y que promete seguir siendo de la misma manera (tal vez con algunas pequeñas variaciones), no importa si la experimentás en Buenos Aires o en un restaurante en Séul, o si viajas en el tiempo; si hay algo que los coreanos han sabido mantener, es ese sabor único, la esencia de Corea. La comida casera. La familia feliz. El pueblo unido, no importa cuán lejos esté su tierra (o la de sus ancestros), siempre lo llevará en su corazón.