ENVIOS GRATIS EN ARGENTINA A PARTIR DE LOS $5000

Giorgio Agamben, Rodrigo Molina-Zavalía
Gusto
Adriana Hidalgo

Páginas: 68
Formato: 1x12x17
Precio: $ 840.00
Peso: 0.1 kgs.
ISBN: 9789873793868

En contraste con el estatuto de privilegio otorgado a la vista y el oído, en la tradición de la cultura occidental se clasifica al gusto como un sentido inferior, cuyos placeres el hombre comparte con otros animales y en cuyas impresiones no se mezcla lo moral. En Hegel, el gusto es lo contrario de la visión y la audición, porque, entre otras cosas, «no se puede degustar una obra de arte como tal, dado que el gusto no deja al objeto libre por sí, sino que lo disuelve y lo consume». Sin embargo, en griego y en latín modernos, el gusto se relaciona etimológica y semánticamente con la esfera del saber, como un acto de conocimiento. A lo largo de los siglos XVII y XVIII se comienza a distinguir el gusto como una facultad específica, encargada del juicio y del disfrute de la belleza. Kant identifica el «enigma» del gusto como un cruce entre conocimiento y placer. Desde el principio el problema del gusto se presenta como el de «otro» conocimiento: un conocimiento que no puede dar razón de su saber, pero lo disfruta; y se lo caracteriza también como «otro» placer: un placer que conoce y juzga, de acuerdo con la definición implícita de gusto de Montesquieu, como «medida del placer». La estética moderna, a partir de Baumgarten, está construida como un intento de investigar la especificidad de este «otro» conocimiento.

Gusto

$1.330
Gusto $1.330
¡Genial! Tenés envío gratis
Envío gratis superando los $5.000
Entregas para el CP:

Envío gratis superando los $5.000

  • La Oriental Libros Gualeguay 362 2do piso, La Boca, CABA - Retiros de Lun. a Vie. de 10 a 16 (confirmar día y horario previamente a libreria@laorientallibros.com o mediante Whatsapp a 1151606159)

    Gratis

Giorgio Agamben, Rodrigo Molina-Zavalía
Gusto
Adriana Hidalgo

Páginas: 68
Formato: 1x12x17
Precio: $ 840.00
Peso: 0.1 kgs.
ISBN: 9789873793868

En contraste con el estatuto de privilegio otorgado a la vista y el oído, en la tradición de la cultura occidental se clasifica al gusto como un sentido inferior, cuyos placeres el hombre comparte con otros animales y en cuyas impresiones no se mezcla lo moral. En Hegel, el gusto es lo contrario de la visión y la audición, porque, entre otras cosas, «no se puede degustar una obra de arte como tal, dado que el gusto no deja al objeto libre por sí, sino que lo disuelve y lo consume». Sin embargo, en griego y en latín modernos, el gusto se relaciona etimológica y semánticamente con la esfera del saber, como un acto de conocimiento. A lo largo de los siglos XVII y XVIII se comienza a distinguir el gusto como una facultad específica, encargada del juicio y del disfrute de la belleza. Kant identifica el «enigma» del gusto como un cruce entre conocimiento y placer. Desde el principio el problema del gusto se presenta como el de «otro» conocimiento: un conocimiento que no puede dar razón de su saber, pero lo disfruta; y se lo caracteriza también como «otro» placer: un placer que conoce y juzga, de acuerdo con la definición implícita de gusto de Montesquieu, como «medida del placer». La estética moderna, a partir de Baumgarten, está construida como un intento de investigar la especificidad de este «otro» conocimiento.