ENVIOS GRATIS EN ARGENTINA A PARTIR DE LOS $4000

Benny Lévy, Jean-Paul Sartre , Isidro Herrera
La esperanza ahora. Las conversaciones de 1980
Arena Libros

Páginas: 98
Formato: 0,5x15x22
Precio: $ 2664.00
Peso: 0.186 kgs.
ISBN: 9788495897459

Vuelve a tentarme la desesperación: la idea de que esto no acabará nunca, que no hay meta, que sólo hay pequeños fines particulares por los que nos batimos. Se hacen pequeñas revoluciones, pero no hay un final humano, no hay algo que interese al hombre, sólo hay desórdenes. Es posible pensar algo así. Ese pensamiento llega a tentarte sin cesar, sobre todo cuando uno es viejo y le cabe pensar: pues bien, de cualquier forma, voy a morir en cinco años como máximo de hecho pienso en diez años, pero bien podrían ser cinco. En cualquier caso, el mundo parece feo, malo y sin esperanza. Eso es la desesperación tranquila de un viejo que morirá dentro de él. Pero justamente resisto y sé que moriré en la esperanza, pero esta esperanza hay que fundarla. Hay que intentar explicar por qué el mundo de ahora, que es horrible, es sólo un momento en el largo desarrollo histórico, que la esperanza ha sido siempre una de las fuerzas dominantes de las revoluciones y de las insurrecciones, y explicar cómo siento todavía la esperanza como mi concepción del porvenir.

La esperanza ahora. Las conversaciones de 1980 - Jean-Paul Sartre

$3.063,60
La esperanza ahora. Las conversaciones de 1980 - Jean-Paul Sartre $3.063,60
¡Genial! Tenés envío gratis
Envío gratis superando los $4.000
Entregas para el CP:

Envío gratis superando los $4.000

  • La Oriental Libros Gualeguay 362 2do piso, La Boca, CABA - Retiros de Lun. a Vie. de 10 a 16 (confirmar día y horario previamente a libreria@laorientallibros.com o mediante Whatsapp a 1151606159)

    Gratis

Benny Lévy, Jean-Paul Sartre , Isidro Herrera
La esperanza ahora. Las conversaciones de 1980
Arena Libros

Páginas: 98
Formato: 0,5x15x22
Precio: $ 2664.00
Peso: 0.186 kgs.
ISBN: 9788495897459

Vuelve a tentarme la desesperación: la idea de que esto no acabará nunca, que no hay meta, que sólo hay pequeños fines particulares por los que nos batimos. Se hacen pequeñas revoluciones, pero no hay un final humano, no hay algo que interese al hombre, sólo hay desórdenes. Es posible pensar algo así. Ese pensamiento llega a tentarte sin cesar, sobre todo cuando uno es viejo y le cabe pensar: pues bien, de cualquier forma, voy a morir en cinco años como máximo de hecho pienso en diez años, pero bien podrían ser cinco. En cualquier caso, el mundo parece feo, malo y sin esperanza. Eso es la desesperación tranquila de un viejo que morirá dentro de él. Pero justamente resisto y sé que moriré en la esperanza, pero esta esperanza hay que fundarla. Hay que intentar explicar por qué el mundo de ahora, que es horrible, es sólo un momento en el largo desarrollo histórico, que la esperanza ha sido siempre una de las fuerzas dominantes de las revoluciones y de las insurrecciones, y explicar cómo siento todavía la esperanza como mi concepción del porvenir.