ENVIOS GRATIS EN ARGENTINA A PARTIR DE LOS $7000

André Breton - Isidro Herrera (trad.) 
Posición Política del Surrealismo
Arena Libros

Páginas: 104
Formato: 0,5x15x22
Precio: $ 3108.00
Peso: 0.185 kgs.
ISBN: 9788415757245

¿Es posible pensar una revolución estética y cultural ni hegemónica ni subsidiaria que se afirme al mismo tiempo, y sin abandonar el terreno de la creación, que la revolución social y política? Pregunta que recorre todo el siglo XX y que permanece aún viva en el siglo XXI. Pregunta que anima la necesidad que experimenta André Breton de fijar en 1935 la POSICIÓN POLÍTICA DEL SURREALISMO, complemento obligado de los textos programáticos contenidos en los Manifiestos del surrealismo. En los convulsos años 30 del siglo XX, tras el triunfo del fascismo y del hitlerismo y el imparable ascenso del nacionalismo, el movimiento surrealista proclama su obligación de intervenir directamente en la lucha revolucionaria a favor de la revolución proletaria iniciada por Marx, proseguida en la URSS por Lenin y Stalin y representada en toda Europa por el Partido Comunista. Durante el año 1935 André Breton, en conferencias, entrevistas e intervenciones en el Congreso de Escritores (reunidas todas en este libro) se compromete sin vacilación en una lucha que puede considerarse el paradigma de las dificultades con las que siempre se ha encontrado el creador en el momento de participar en la lucha política. En unos pocos meses (de abril a octubre de 1935) se recorre un camino de grandes altibajos, donde Breton, con la mira puesta en la destrucción de la conciencia burguesa y nacionalista, habla al principio con optimismo de compartir la lucha obrera con el Partido Comunista, para, al cabo de unos pocos meses, desembocar en la denuncia sin paliativos de la manipulación que el aparato del Partido ha realizado en el Congreso de Escritores, del adocenamiento de los «intelectuales» comunistas y de la traición de los ideales revolucionarios por el pacto firmado por Stalin con el gobierno francés del momento.

Posición Política del Surrealismo - André Breton

$4.713,80
Posición Política del Surrealismo - André Breton $4.713,80
¡Genial! Tenés envío gratis
Envío gratis superando los $7.000
Entregas para el CP:

Envío gratis superando los $7.000

  • La Oriental Libros Gualeguay 362 2do piso, La Boca, CABA - Retiros Martes, Miércoles y Viernes de 9 a 16 (confirmar día y horario previamente a libreria@laorientallibros.com o mediante Whatsapp a 1151606159)

    Gratis

André Breton - Isidro Herrera (trad.) 
Posición Política del Surrealismo
Arena Libros

Páginas: 104
Formato: 0,5x15x22
Precio: $ 3108.00
Peso: 0.185 kgs.
ISBN: 9788415757245

¿Es posible pensar una revolución estética y cultural ni hegemónica ni subsidiaria que se afirme al mismo tiempo, y sin abandonar el terreno de la creación, que la revolución social y política? Pregunta que recorre todo el siglo XX y que permanece aún viva en el siglo XXI. Pregunta que anima la necesidad que experimenta André Breton de fijar en 1935 la POSICIÓN POLÍTICA DEL SURREALISMO, complemento obligado de los textos programáticos contenidos en los Manifiestos del surrealismo. En los convulsos años 30 del siglo XX, tras el triunfo del fascismo y del hitlerismo y el imparable ascenso del nacionalismo, el movimiento surrealista proclama su obligación de intervenir directamente en la lucha revolucionaria a favor de la revolución proletaria iniciada por Marx, proseguida en la URSS por Lenin y Stalin y representada en toda Europa por el Partido Comunista. Durante el año 1935 André Breton, en conferencias, entrevistas e intervenciones en el Congreso de Escritores (reunidas todas en este libro) se compromete sin vacilación en una lucha que puede considerarse el paradigma de las dificultades con las que siempre se ha encontrado el creador en el momento de participar en la lucha política. En unos pocos meses (de abril a octubre de 1935) se recorre un camino de grandes altibajos, donde Breton, con la mira puesta en la destrucción de la conciencia burguesa y nacionalista, habla al principio con optimismo de compartir la lucha obrera con el Partido Comunista, para, al cabo de unos pocos meses, desembocar en la denuncia sin paliativos de la manipulación que el aparato del Partido ha realizado en el Congreso de Escritores, del adocenamiento de los «intelectuales» comunistas y de la traición de los ideales revolucionarios por el pacto firmado por Stalin con el gobierno francés del momento.